“El tiempo atenúa el arrepentimiento por las cosas que hicimos. Pero el remordimiento por las que no hicimos es inconsolable”

Allan McDonald

Una de las razones por las que la historia recordará al ingeniero Allan McDonald, es por haberse negado, como encargado de la empresa proveedora de los cohetes propulsores, Thiokol; a firmar el documento de conformidad para el despegue del Transboradador Challenger el 28 de enero de 1986.

Él fue uno de dos ingenieros de todo el programa, que trataron de advertir en contra del lanzamiento de la nave, debido al efecto de las bajas temperaturas en las juntas del cohete. El otro ingeniero se llamaba Roger Boisjoly.

Un “parámetro de software incorrecto” en el auto de carreras de la Fórmula E del equipo ROKiT Venturi Racing, provocó que el piloto italiano Edoardo Mortara terminara en el hospital. El accidente sucedió en la primer fecha de la temporada, en el Riyadh Street Circuit de Arabia Saudita el pasado 26 de febrero.

Nuevamente culpando a un “problema de software”; cuando el desarrollo de los sistemas, los sensores, la telemetría y la puesta a producción; lo hacen personas con nombre y apellido. Pudo haber terminado en una fatalidad y no es la primera vez. En la temporada pasada en la ciudad de México, el piloto alemán Daniel Abt fue víctima de un fuerte choque tras un “problema de comunicación de software”. Y van…

Una de las fuerzas inamovibles es la frase: “No hay sistema”. Los usuarios o clientes tienden a reaccionar con una combinación de incomodidad y abatimiento; pero sobre todo, resignación. No hay mas discusión, solo queda la espera y comerse el enfado. La labor de relaciones públicas que hemos realizado la gente de sistemas para convencer al mundo de esta inmutabilidad de las cosas, es tal vez lo mejor que hemos hecho de cara a esconder nuestra incompetencia.

La realidad es que las mas de las veces estas fallas son responsabilidad de alguien con nombre y apellido: un tester que probó insuficientes escenarios, analistas de requerimientos sin imaginación, desarrolladores inexpertos o ineptos en el peor escenario, analistas que no analizan, líderes de proyecto ausentes, usuarios inexpertos, gerentes sin autoridad.

Empecemos con un clásico:

“The best place to hide a dead body, is page 2 of Google search results”.

El conocimiento alrededor del posicionamiento de un sitio web, es uno de los aspectos menos reconocidos y dominados por las personas que se supone saben de tecnología. Hay infinidad de chistes para ridiculizar y menoscabar el trabajo detrás de los expertos en SEO. Y creo que el principal problema se debe que es una de esas competencias que viven al límite entre una o mas ramas del conocimiento. En este caso del marketing, tecnologías web, usabilidad y diseño (gráfico, de sistemas, y tal vez industrial).

Pues bien. Primeros problemas: ¿cómo registrar los créditos de las imágenes? ¿Como nota de cada imagen o al final de cada Entrada? Sin embargo, esto no funciona con la “Imagen destacada” de cada Post. Ahora, si son varias imágenes, ¿un crédito por línea o separamos por comas? En cuanto al formato, ¿mismo tamaño de la fuente o indicamos que sean mas pequeñas?

Además del asunto de analizar la licencia de distribución, en el mejor de los casos; en el peor escenario, no existe información.

Google ayuda un poco en la búsqueda, pero hasta el momento Flickr es mejor analizando contenido Creative Commons.

¿Y si mejor solo abrimos una cuenta de Twitter? ¡Oh demonios! ¡¡¡Sacar las cuentas de redes sociales!!!