De caídas de sistemas y bestias de piernas largas

Una de las fuerzas inamovibles es la frase: “No hay sistema”. Los usuarios o clientes tienden a reaccionar con una combinación de incomodidad y abatimiento; pero sobre todo, resignación. No hay mas discusión, solo queda la espera y comerse el enfado. La labor de relaciones públicas que hemos realizado la gente de sistemas para convencer al mundo de esta inmutabilidad de las cosas, es tal vez lo mejor que hemos hecho de cara a esconder nuestra incompetencia.

La realidad es que las mas de las veces estas fallas son responsabilidad de alguien con nombre y apellido: un tester que probó insuficientes escenarios, analistas de requerimientos sin imaginación, desarrolladores inexpertos o ineptos en el peor escenario, analistas que no analizan, líderes de proyecto ausentes, usuarios inexpertos, gerentes sin autoridad. Además de todos las fallas en aspectos no funcionales: infraestructura, seguridad, balanceo, distribución, concurrencia, interfases. ¡Demonios! Son las razones de cobrar tanto por el desarrollo de un sistema.

Por supuesto, existen Heisenbugs; pero incluso se pueden minimizar probando escenarios, desconfiando de todo, probándolo todo. Aceptando que la realidad es mas grande que nosotros.

Así que si eres un usuario o cliente y estás pagando por un producto o servicio, no permitas que te salgan con esta excusa; exige una solución. Ese error no es tu responsabilidad. No es un hechizo que salió mal por que las pitufresas del caldero estaban descoloridas. Es la incompetencia de alguien mas; y NO ES TU CULPA.

La frase del título está tomada (y modificada) de una vieja plegaria de Escocia:

From ghoulies and ghosties
And long-leggedy beasties
And things that go bump in the night,
Good Lord, deliver us!

De caídas de sistemas y bestias de piernas largas, y cosas que asustan por la noche, ¡Protégenos Señor!

Crédito de la imagen: Acid Pix, en Flickr.